26257 Bañares LA RIOJA
Teléfono: +34 941 35 01 11 - Fax: +34 941 35 02 80

  • Facebook
  • Instagram

UN PUEBLO CON MUCHA

HISTORIA

EL NOMBRE DE BAÑARES


En el caso de Bañares, el término no parece incomprensible. Se trata de una palabra romance, es decir, nacida del latín evolucionado a lo largo de la Alta Edad Media, que daría origen al idioma castellano. Los primeros testimonios escritos sobre Bañares no aparecen hasta mediados del siglo XI y presentan unas grafías variables. Sin embargo, el asentamiento pudo ser más antiguo. Tal vez, surgió durante el siglo X, cuando, tras la conquista de Nájera en el año 923, se reorganizaban las tierras del Oja en el límite entre el condado de Castilla y el reino de Pamplona.


El nombre de Bañares derivaría de la raíz de la palabra latina balneum, -i, sustantivo neutro que significa baño, emparentada con la del término griego clásico balaneion, -a, con idéntico significado. El término aplicado estaría vinculado a la presencia de agua y, tal vez, a su aprovechamiento. Existe un curioso paralelismo en la comarca aragonesa de las Cinco Villas. Allí, cerca del río Riguel, se encuentra el paraje de Los Bañales. El término también romance medieval, se aplicó a un lugar en el que afloraban las ruinas de una ciudad hispanorromana denombre desconocido, con los restos de sus termas y de un acueducto.


Por el momento, la arqueología no ha proporcionado indicios de la existencia de dotaciones hidráulicas antiguas en el entorno de Bañares, pero la presencia del agua es evidente y significativa porque aquí aflora el acuífero del Oja, dando origen al río Zamaca.

Data la primera de las nutridas citas documentales de la Villa del 5 de Febrero de 1075, fecha en que los Reyes de Nájera, Don Sancho el Noble o de Peñalen y su esposa Doña Placencia donaron el Monasterio de Santa maría de Zaldo de Bañares al de San Millán.

Establecimiento religioso este último que volvería a verse favorecido, cuatro años después, por la cesión de nuevos bienes situados en Bañares; en esta ocasión, los palacios de los que era propietario Fortún Aznares, quien pedía al tiempo en su testamento ser enterrado en el Monasterio de la Cogolla.

En el año 1133, era monarca Alfonso I el Batallador, quien entregaba a la Iglesia de Santo Domingo de la Calzada un terreno "que por derecho real toca al Castillo de Bilibio, en la villa de Bañares, con toda la Heredad del Rey en la misma Villa, sus caseríos y solares".

En 1157, la planicie de Valpierre, próxima a Bañares, fue escenario de dos combates entre las tropas de Sancho III de Castilla y de Sancho el Sabio de Navarra, al haber intentado éste aprovechar la muerte de Alfonso VII para conquistar los territorios castellanos.

La resistencia del nuevo rey, se tradujo en el envío de un ejército al mando leonés Don Ponce, Conde de Minerva, que mantuvo dos cruentas batallas contra las fuerzas navarras, venciendo en ambas.

Doscientos años más tarde, el nombre de Bañares, volvía a cobrar resonancias, en plena disputa dinástica entre los hermanastros Pedro I el Cruel y Enrique II de Trastámara, se reunieron en el encinar de la localidad riojana. Enrique II de Trastámara y Beltrán de Duguesclin con su consejo de notables para planear las campañas inmediatas contra el Rey castellano. Decididos a planear una contienda masiva, chocaron en Nájera las tropas de Enrique II, auxiliada por las "compañías blancas" de Duguesclin y las de Pedro I, apoyadas por los batallones ingleses del Príncipe Negro, venciendo a los partidarios de Pedro I el Cruel.

La Villa contó, desde 1387, con un hospital. En 1478, se concedió el título de Conde de Bañares a favor de Pedro Zúñiga, propietario del Castillo del que restan hoy algunas ruinas, perteneciendo la localidad a su señorío hasta la abolición de este sistema jurisdiccional en 1811. estuvo integrada en la Junta de Valpierre. Formó parte de la Provincia de Burgos hasta la creación de Logroño por Real Decreto de 30 de Noviembre de 1833.

El QUIJOTE Y BAÑARES.

No mucha gente conoce la relación entre Bañares y el Quijote. Aunque la mayoría de la gente piensa que las primeras palabras del Quijote son : "En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no me quiero acordar..." Pero realmente comienzan con su portada dónde aparece la dedicatoria al Duque de Béjar, Marqués de Gibraleón, Conde de Benalcázar, y Bañares, Vizconde de la Puebla de Alcócer, Señor de las villas de Capilla, Curiel, y Burguillos. 

La primera concentración parcelaria

Bañares fue el primer pueblo riojano en el que se acometió la concentración parcelaria del término municipal. La operación se completó en el año 1961; pero, ¿fue la primera vez que se catastraban sus tierras? Un libro publicado en 1986: Centuriaciones romanas en el valle medio del Ebro. Provincia de La Rioja, sugería que, en la Antigüedad, durante los siglos I-II d. C., la administración romana habría procedido a la ordenación de este territorio en lotes regulares que serían repartidos entre colonos, algunos, veteranos de las legiones.

Treinta años después, esta hipótesis sigue siendo discutida. Dos de los ejes paralelos, o kardines, tomados como prueba de la supuesta centuriación, corresponden a los trazados de la carretera de Haro a Santo Domingo de la Calzada y del antiguo ferrocarril de vía estrecha entre Haro y Ezcaray. El problema es que ambos ejes no fueron definidos hasta la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX.

Alfonso I el Batallador